Archivo de la etiqueta: Mies van der Rohe

Francisco Javier Sáenz de Oíza (1918-2000).

f javier sain de oinza

 

Lo más importante que tiene que saber un estudiante que sale de la escuela es qué es y qué no es la arquitectura.”

 

 

 

 

 

La actividad docente de este navarro siempre fue importante y la compaginaba a la perfección con su actividad profesional de arquitecto. Porqué? pues porque contaba con la colaboración de sus alumnos como Rafael Moneo o Juan Daniel Fullaondo, de los que se hablará en futuros post.

Participó en la construcción de viviendas sociales y en diferentes estudios, pero es realmente conocido por las identificables “Torres Blancas” de Madrid (1960-1968).

01 03

04

Estos son algunos de los dibujos de los estudios que corresponden a Torres Blancas, ya que se trata de su obra más significativa. En ellos podemos apreciar la inclinación organicista en la que destacaba con estos trabajos realmente originales y bien resueltos.

La disposición en flor o “svástica”  se ve perfectamente y era una tipología en planta típica para una torre que aparece en algunos edificios de Frank LLoyd Wright , Mies van der Rohe o Le Corbusier.

Además pretende conseguir un jardín vertical, gracias a una estructura basada en el hormigón gris visto (aunque la idea era en blanco, de ahí el nombre), como material primordial. Pero estos dibujos no son plantas definitivas, sino esbozos de la elaboración del proyecto que se encuentran en la revista Nueva Forma del año 1967.

Por desgracia no hay constancia de la creación de muebles que fueran en sintonía con el edificio, pero sí que hay  documentos de los interiores del Poblado dirigido de Fuencarral A, realizado entre 1954 y 1956, que sirvió de “prueba” para el siguiente poblado, el de Entrevías, entre 1956 y 1960.

05

06 07 08

Las estructuras muy simples, no destacan en cuestiones de diseño. Más bien al contrario, sobre todo teniendo en cuenta a quienes estaban destinadas, el presupuesto y las intenciones del proyecto, es bastante comprensible que no halla innovaciones. Y eso es lo que quiero destacar en este post, precisamente.

Esta es la distribución en planta de una de las viviendas tipo del poblado de Entrevías y el detalle de la entrada a uno de los domicilios.

09

10

 

 

 

Y por último y fuera de los anteriores ámbitos encontramos esta mesa para reuniones, realizada en 1961, de carácter muy sobrio, pesado y macizo, que demuestra que no aporta demasiado, si acaso la idea de meter los asientos, que parecen a modo de taburetes de poca altura, debajo del tablero para ahorrar espacio.

11

 

Saénz de Oíza fue un arquitecto de categoría relevante en su campo, pero en lo que se refiere al diseño de interiores y muebles, no se le puede destacar de igual modo, porque su interés estaba puesto más en cuestiones arquitectónicas y dejaba el mobiliario en un segundo plano. ¿Se le puede llamar entonces “visionario”? Puede.

Anuncios

Alejandro de la Sota (1913- 1996).

a.dela sota  “Me gustó siempre hablar de Arquitectura como divertimento; si no se hace alegremente no es Arquitectura. Esta alegría es, precisamente, la Arquitectura, la satisfacción que se siente. La emoción de la Arquitectura hace sonreír, da risa. La vida, no.” 

En esta entrada quiero destacar un par de interiores y algún mueble, característico del arquitecto. Al final cuento un poquito sobre él.

Fig.2- Salón de la vivienda del Arquitecto, en Avenida de los toreros de Madrid, 1952.

Fig.5- Mobiliario de la vivienda del Arquitecto en la Avenida de los Toreros de Madrid.

 Primero el salón y el comedor de la vivienda del Arquitecto, en Avenida de los toreros de Madrid, 1952.

Fig.6-Pinchos que sobresalen de la pared, a modo de espinas, y que se encuentran en el vestíbulo del domicilio.

y este original perchero a modo de pinchos que sobresalen de la pared, como espinas, y que se encuentran en el vestíbulo del domicilio.

Fig.3- Silla de 1956, con estructura de madera y asiento tapizado.

Esta silla de 1956, tiene estructura de madera y asiento tapizado. Estaba destinada tanto para el despacho de billetes de Aviaco (Aviación y Comercio S.A.), uno de los proyectos estatales en los que participó, como para el comedor de las viviendas unifamiliares de Fuencarral A y B, que siguen a continuación.

Fig.4- Interior de comedor, con ubicación              original en las viviendas unifamiliares de Fuencarral A y B.

Dentro de trabajos sueltos, encontramos esta silla con estructura de metal, de asiento y respaldo uniforme de mimbre, 1955.

Fig.7- Silla con estructura de metal, de asiento y respaldo uniforme de mimbre, 1955.

o esta otra, tipo tumbona, en la que solamente es necesario combinar la estructura metálica acoplando convenientemente un asiento, por ejemplo, de cuero, de 1961. Se trata de una estructura en metálico al más puro estilo “silla de playa”.

Fig.8- silla de tipo tumbona,  1961.

Hasta aquí lo que hacía, pero saber un poco de su persona no vendría mal.

Nació en Galicia y se crió en un entorno familiar de clase medio-alto, lo que le permitió una educación artística en la que pudo marcharse a estudiar a Madrid a la escuela de arquitectos. Se graduó en 1941, se doctoró en 1965 y ejerció de profesor de 1956 a 1972, a la vez que compaginaba su labor de arquitecto en diversos proyectos estatales. Dió clases y conferencias en diferentes instituciones como la Architectural Association de Londres, en Harvard o en la Escuela de Arquitectura de Munich. Además su labor ha sido reconocida tanto por medios oficiales como profesionales, ganando el Premio Nacional de Arquitectura, la Medalla de Oro Al Mérito de las de Bellas Artes y la Medalla de Oro del Consejo de Arquitectos, y ha sido propuesto para el Premio Príncipe de Asturias por los Colegios Oficiales de Arquitectos durante varios años consecutivos.

De la Sota valoraba las figuras de Mies van der Rohe, Frank Lloyd Wright, Marcel Gropius o Breuer, pero siempre destacará por su propia creatividad. Coincide con ellos en la adaptación de las nuevas tecnologías y materiales a la arquitectura, la racionalidad constructiva y una orientación hacia el acabado perfecto, pero de manera que su trabajo fuera cambiando según las circunstancias lo fueran exigiendo.